Saltar al contenido

Música y vida en fotogramas
Vol. 1: La naranja mecánica

Muchas veces os he hablado acerca de los beneficios que la música, que en sus múltiples facetas y formas ha aportado grandes momentos a la especie humana, puede tener para la salud. Es por esto que hoy comienza esta serie de entradas en el blog, analizando algunos casos donde se observa lo contrario.

Considerada una de las mejores películas de la historia del cine, La naranja mecánica, basada en la novela de Anthony Burgess, se estrenó en 1971 trayendo consigo una oleada de polémica y siendo censurada en algunos países.

El argumento central de la historia, si entrar mucho en detalles para evitar los spoilers, se basa en la vida de Alex, un chico inteligente y carismático, con una gran capacidad de persuasión que dedica la mayor parte del tiempo a cultivar su pasión por el vandalismo, la violencia extrema y Beethoven. En algún momento de la trama es encarcelado y, mientras está cumpliendo su condena, el ministro del Interior le propone someterse al tratamiento Ludovico para obtener la libertad condicional.

220px-Clockwork_orangeA

El tratamiento Ludovico está basado en el condicionamiento clásico de Paulov, que muchos recordaremos por el famoso experimento con perros. Este procedimiento ficticio consiste en suministrar drogas al sujeto para provocarle un fuerte dolor estomacal que estará presente mientras es obligado a visualizar imagenes relacionadas con la violencia y el sexo con la finalidad de crear un rechazo en la persona ante estos estímulos al establecer una asociación entre el malestar y las imágenes.

Lamentablemente para Alex, este visionado viene acompañado de la música de su bienquerido Beethoven provocando así el mismo malestar al escucharlo.

La música, por su capacidad evocadora y su facilidad para conectarnos de una manera tan directa con nuestro plano emocional puede suponer un arma de doble filo capaz de producirnos mucho daño si es manejada por las manos equivocadas. En este caso, de forma accidental vemos como un elemento que anteriormente ocasionaba gran satisfacción al protagonista de la historia, es utilizado a posteriori para que éste se sienta mal, que es justo el efecto contrario a lo que sucede en musicoterapia, o como yo suelo denominarlo informalmente, al pobre Alex le estan haciendo “musicoterapia inversa”.

De hecho, en un momento más avanzado de la película puede verse como uno de los personajes, utiliza intencionadamente la música de Beethoven para agredir al protagonista.

Por ejemplo, puede observarse el efecto contrario en bebés recién nacidos que escuchan la voz de su madre fuera de la barriga después de haber estado expuestos y vinculados a ella durante la gestación. La voz cantada se amplifica mucho dentro del cuerpo, y su uso hace que la producción de oxitocina y endorfinas aumente produciendo sensaciones muy agradables en el bebé, que seguirán siendo asociadas a la sensación de bienestar tiempo después de haber nacido, permaneciendo como una huella imborrable en el transcurso de su desarrollo.

La_naranja_mecánica_Musicoterapiactiva

Lo curioso del asunto es que en ambos casos todo se fundamenta en la creación de un vínculo a través de la música. Positivo e intencionado en el caso de los bebés, negativo y accidental en el tratamiento Ludovico al que es sometido Alex.

Todo esto da que pensar muchas cosas, ¿no creéis? A mi se me ocurren dos.

Primera: seguro que tenéis cientos de canciones vinculadas a emociones, situaciones diversas de vuestras vidas, recuerdos. Si os apetece compartir alguna, podéis dejarme un comentario.

Segunda: ¿Puede la realidad superar a la ficción?

Echadle un vistazo al documental “Melodías de guerra” y en la próxima entrada lo comentamos y respondemos a la pregunta. Os dejo el enlace a youtube un poco más abajo.

Hasta la próxima!

3 comentarios en «Música y vida en fotogramas
Vol. 1: La naranja mecánica»

  1. Me parece muy intereante tu punto de vista, Carla. Gracias por compartir esta vuelta de hoja de los efectos de música ejemplificada con una película compleja a nivel psicológico y muy significativa y visceral. Me veré el documental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Carla López Vázquez.
Fin del tratamiento: Gestión de comentarios y control de spam.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de datos: No se comunican datos a terceros excepto obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.
Contacto: info@musicoterapiactiva.com.
Más información: En nuestra política de privacidad.

19 − 8 =

Iniciar conversación
1
¿Tienes alguna pregunta? Escríbenos. 😃
¡Hola! 👋
¿Cómo podemos ayudarte? 😃🎶